El Mundo Irreal

Todos formamos parte de un sistema el cual se define básicamente a partir de aspectos totalmente intangibles como lo son por ejemplo las normas y las leyes, las convenciones sociales, las ideologías y los parámetros. Estos aspectos intangibles nos enseñan desde pequeños el bien y el mal, nos dicen como comportarnos y aún peor definen nuestros sueños y metas para el futuro, para nuestras vidas. Estos aspectos son tan intangibles que son transmitidos a través de palabras habladas o escritas en un papel. Están tan incrustadas en nuestra cultura que practicamente nos es imposible huir de ellas. Nos es imposible huir totalmente de ese molde en el que debemos caber impuesto por nuestra cultura, nuestra sociedad, nuestra familia y nuestro cicrulo social. Ese molde no sólo determina quien deberíamos ser, como nos deberíamos ver para ser aceptados como seres humanos con completa validez, sino que a la vez nos impone una gran variedad de productos los cuales debemos comprar para quizá alcanzar un mayor estatus social o cumplir con un ficticio ideal de belleza.  Vivimos en un mundo en el que hasta lo más valioso es totalmente ficticio e irreal, el dinero. Se nos olvida por completo que nacemos como seres humanos valiosos, que no necesitamos de nada material para ser seres humanos completos con valor. La naturaleza nos brinda lo que necesitamos para sobrevivir, nos brinda el aire que circula por nuestras vías respiratorias y nuestra sangre, nos brinda alimentos para podernos nutrir, nos brinda un espacio el cual podemos habitar y lo mejor, nos brinda una capacidad mental la cual nos permite razonar, pensar y hablar. No necesitamos productos supuestamente de gran valor y nos hace la vida más bella, más fácil o más cómoda. No necesitamos productos para vernos más hermosos, delgados o interesantes. Todo lo que necesitamos lo tenemos a la mano, pero lastimosamente el ser humano se ha encargado de darle un valor en términos de dinero a todo lo que antes era gratis. Hasta el día de hoy, me niego a pensar que debo crear necesidades no existentes. Porque en el mundo del diseño lo que más vende, lo que más dinero le trae a uno, lo que más valor tiene, son necesidades inventadas: “Para tener éxito en el diseño hay que expresar las necesidades aún no articuladas del cliente.” Me niego a mentir, me niego a inventarme cosas que nadie realmente necesita, me niego a formar parte de este sistema que le asigna valor a un ser humano por como se ve o por lo que posee.  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s